TERAPIA DE PAREJA

Cada vez son más las personas que deciden trabajar los problemas que suceden dentro de la pareja con un especialista

Ya que este ofrece una serie de herramientas y pautas que ayudaran a afrontar el problema y/o cambiar las situaciones disfuncionales que estén influyendo en la pareja en ese momento.

Las relaciones no siempre son lineales, y estas presentan en momentos determinados altibajos que pueden estar condicionados por muchos factores, los cuales se identifican y trabajan en consulta.

Algunos de los aspectos que más trabajo en consulta son:

– Aprender a comunicarnos mejor con nuestra pareja

– Entender que patrones se dan en nuestra comunicación que están produciendo un desajuste en esta.

– Discusiones frecuentes como trabajarlas y aprender a pararlas y controlarlas

– Problemas a la hora de negociar tareas, aspectos de la relación, etc.

– Cuando uno de los miembros de la pareja se siente desatendido por el otro

– Frialdad o distanciamiento emocional

– Sentimiento de soledad por parte de uno o ambos miembros de la pareja

– Infidelidades

– Celos

– Problemas relacionados con la familia, hijos, etc.

– Reparto de tareas de forma eficiente y equitativa

– Problemas de compatibilidad respecto a gustos y aficiones que afectan a la hora de repartir el tiempo juntos

– Crisis de pareja por problemas cambios ajenos a esta (trabajo, familia, duelo, etc.)

– Gestión de las actividades familiares

– Reconectar con la pareja

relaciones-sexuales

COMUNICACIÓN EN LA PAREJA

Uno de los problemas más frecuente que se dan en los problemas de pareja es la falta de comunicación o una comunicación poco eficaz, produciendo un desgaste elevado en la relación y dando como consecuencia una irascibilidad más frecuente y un distanciamiento que se va alargado cada vez más.

El objetivo de la terapia, es analizar detenidamente que factores están influyendo y que temas y situaciones son los que están produciendo el desacuerdo en la pareja. Una vez localizado se enseñara a la pareja a gestionarlo, enseñando a hacerse las demandas de una forma eficaz y evitar o parar las posibles discusiones.

Las parejas por lo general y más cuando conviven siempre tendrán algún tipo de roce o discusión, pero si esto se mantiene de una forma progresiva en el tiempo y cada vez va a más, lo único que conseguirá será distanciar más a la pareja e incluso romperla.

Entender también que los hombres y las mujeres tenemos patrones de comunicación distintos y explicar de qué manera podemos entendernos de la mejor forma posible.